Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizando las visitas de forma anónima y así ofrecerle la mejor experiencia posible en nuestra web. Si continúa navegando, da su consentimiento para su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra sección de Cookies de nuestra Política de Privacidad.

X

¿Tú o el ENROJECIMIENTO?

¿Qué ves cuando te miras al espejo? ¿Eres tú o tu cara enrojecida?

Evidentemente, la imagen reflejada en el espejo eres tú, pero si sufres enrojecimiento facial es normal que solo veas tu cara ENROJECIDA. A veces incluso parece que el ENROJECIMIENTO cobre personalidad propia y ¡menuda personalidad!:

Es lo primero que veo por la mañana

Estoy harta de estar roja

tú o el enrojecimiento¿Te suena familiar? Si es así, estás en el lugar adecuado. Este sitio web está pensado para ayudar a personas como tú a controlar el enrojecimiento facial, explicando y explorando  métodos nuevos y eficaces para combatir el ENROJECIMIENTO. 

 Podrás acceder a una gran variedad de contenidos interesantes, como vídeos con historias de otras personas, consejos sobre preguntas que puedes plantearle a tu médico y recomendaciones sobre tratamientos. En definitiva, encontrarás todo lo que debes saber para dejar de pensar en el enrojecimiento y volver a ser TÚ MISMA.

Descubre que el enrojecimiento facial es más frecuente de lo que piensas:

¿Crees que eres la única persona que sufre enrojecimiento facial? Piénsalo bien, solo tienes que echar un vistazo en Internet, verás que se trata de un trastorno que afecta (y preocupa) a más personas de las que te imaginas. 

zonas rojas en la cara

El paciente “típico” es una mujer de cuarenta y tres años, de piel clara y con antecedentes familiares de rosácea. No obstante, en realidad el enrojecimiento facial afecta a todo tipo de personas.

¿Pero dónde están el resto de personas que lo padecen? ¿Por qué no las has visto por la calle o en los restaurantes que frecuentas? Pues bien, hay muchas posibles explicaciones. La primera es que el 21% de los pacientes evitan el contacto social y eluden los compromisos sociales debido a su piel.

Otra posibilidad es que muchos pacientes han encontrado estrategias satisfactorias (como las que se describen en este sitio web) para hacer frente a su trastorno.

Si estás preocupada porque el enrojecimiento facial está afectando a tu estado de ánimo:

Fui con un amigo a ver pisos nuevos. Cuando nos encontramos con el agente inmobiliario, vi que tenía la piel enrojecida y con granitos, igual que yo. Mi amigo me dijo que nadie querría alquilar un piso a una persona con ese aspecto.... como el mío

cara rojaDe entrada, el enrojecimiento facial no parece un trastorno muy grave. Al fin y al cabo, no es una enfermedad propiamente dicha, ¿no? Pues bien, de hecho sí lo es, y puede tener consecuencias negativas en la vida de una persona.

Es posible que haya llegado a un punto en que mi rendimiento en el trabajo se esté viendo afectado

Cuando era más joven no quería salir ni ver a nadie. A menudo me quedaba en casa

Si estas experiencias te resultan familiares, tenemos buenas noticias: podemos ayudarte. Hablar con tu médico sobre el impacto negativo que el enrojecimiento tiene en tu vida diaria es la mejor forma de asegurarte que consigues el tratamiento que necesitas.

¿Por qué yo?

causas del enrojecimientoA todos nos gusta sentirnos especiales, aunque no tanto cuando se trata del enrojecimiento facial. Seguramente esto no aliviará tu preocupación, pero existe una explicación científica de por qué sufres este trastorno. 

 El enrojecimiento facial puede estar causado por una enfermedad denominada rosácea que, a su vez, está causada por una serie de factores físicos específicos que se dan en la piel de tu cara. Existen varios "factores desencadenantes" que pueden provocar un brote o empeoramiento del trastorno, y conocerlos es el primer paso para solucionar el problema.

La buena noticia es que al saber por qué se produce este problema, tendremos más herramientas (con la ayuda especializada de los profesionales sanitarios) para decidir qué hacer al respecto.

Empecemos explicando lo que NO ES. Pídele a un adolescente que se imagine a sus padres besándose o fíjate en un turista después de un largo día de playa y seguro que verás rostros enrojecidos. Pero aclaremos una cosa: estos no son ejemplos de “enrojecimiento facial asociado a la rosácea”.

El enrojecimiento facial asociado a la rosácea es una enfermedad, un trastorno inflamatorio crónico de la piel. Su nombre oficial (prepárese, porque es un poco complicado) es:

Rosácea eritematotelangiectásica

Es una palabra muy larga, pero demuestra que el enrojecimiento facial es una enfermedad real y que tanto tú como tu médico debéis tomarla en serio. 

enrojecimiento facialLos síntomas de enrojecimiento facial son:

Rubor y enrojecimiento persistente
Vasos sanguíneos visibles
Picor y ardor

 

 Cabe destacar que muchas causas del enrojecimiento normal en nuestra vida diaria (debido al sol, los cosméticos, el ejercicio físico, etc.) también pueden agravar los síntomas del enrojecimiento facial. Controlar estos “factores desencadenantes” es una parte importante del tratamiento, junto con los consejos médicos especializados de un dermatólogo u otro profesional sanitario.

Además de ser una palabra extraña, la rosácea se define como una enfermedad inflamatoria y crónica de la piel de la cara.

Hay cuatro tipos de rosácea, pero los signos y síntomas típicos comunes en todos ellos son los siguientes:

Tendencia a ruborizarse o enrojecerse con facilidad

Bultos o granos en la cara

Piel seca, tirante o con picor

Sensación de ardor o comezón en la cara

Enrojecimiento o engrosamiento de la piel de las mejillas, la nariz, la barbilla o la frente

Pequeños vasos sanguíneos visibles en la cara

Ojos llorosos, inyectados de sangre o irritados o hinchazón de los párpados

Haz clic en los siguientes iconos para saber más acerca de los cuatro tipos de rosácea:

Tipo 1

Enrojecimiento facial

Enrojecimiento facial:

el más frecuente de los cuatro tipos, afecta a tres cuartas partes de los pacientes con rosácea.

Tipo 2

Bultos (pápulas) o granos (pústulas)

Bultos (pápulas) o granos (pústulas):

aparecen y desaparecen e incluyen manchas rojas.

Tipo 3

Engrosamiento de la piel

Engrosamiento de la piel:

el exceso de tejido suele producir un aumento del tamaño de la nariz y nódulos superficiales irregulares (lesiones tipo bulto).

Tipo 4

Ojos llorosos o inyectados de sangre

Ojos llorosos o inyectados de sangre,

lagrimeo y quemazón, hinchazón de los párpados, orzuelos recurrentes.

Ya sabes lo que se siente cuando experimentas un ataque particularmente intenso de enrojecimiento facial. Esa sensación de quemazón que empieza en el estómago y sube hasta la cara, los bultos rojos que aparecen de repente, de la nada... 

Lo que ocurre en el exterior de tu organismo es bastante evidente, pero ¿qué ocurre en el interior?

Para la mayoría de las personas, sentir rubor en la cara después de hacer ejercicio o después de una situación vergonzosa es una sensación completamente normal. El rubor está causado por un rápido flujo de sangre a la cara, a través de los vasos sanguíneos que tenemos bajo la superficie de la piel.

Sin embargo, para las personas con enrojecimiento facial asociado a la rosácea, este flujo de sangre es mayor. Los vasos sanguíneos bajo la superficie de la piel no funcionan como deberían y, como consecuencia de ello, la cantidad de sangre que sube hacia la parte superior del cuerpo es excesiva. Todos sabemos lo que ocurre a continuación: más rubor, más enrojecimiento y más molestias.

La buena noticia es que existen nuevos tratamientos médicos que han sido diseñados específicamente para disminuir el flujo excesivo de sangre. Estos medicamentos, que actúan calmando los vasos sanguíneos bajo la piel, pueden ayudar a regular la circulación y reducir el consiguiente rubor. Por supuesto, este tipo de tratamientos deben ser prescritos por un dermatólogo u otro médico. Hac clic aquí para obtener más información sobre cómo hablar con tu médico acerca de posibles soluciones para tu enrojecimiento facial.

Aunque el enrojecimiento facial no es un trastorno que se produce sin una razón aparente, hay ciertos “factores desencadenantes” que pueden agravar este trastorno y dificultar la vida de las personas afectadas. Conocer estos factores es un paso esencial para controlar tu enfermedad y llevar una vida normal. No obstante, evitar estos factores desencadenantes a menudo puede ser difícil y requiere grandes sacrificios:

Soy adicta al chocolate. Ahora tendré que dejarlo.

Evito la carne y la comida picante a toda costa. Ya soy prácticamente vegetariana.

Me crié en el sur de Australia, donde teníamos los mejores vinos. Me gustaban especialmente los reserva. Ahora ya no.

como prevenir el enrojecimientoParece obvio que lo ideal sería encontrar una solución que no requiera cambios importantes y drásticos en el estilo de vida. La buena noticia es que los avances en la ciencia se están traduciendo en nuevos e innovadores tratamientos para el enrojecimiento facial. 

Haz clic aquí para obtener más información sobre cómo hablar con tu médico sobre tratamientos nuevos y efectivos para dejar atrás el enrojecimiento y volver a sentirte bien CONTIGO MISMA. 

¿Qué puedo hacer para combatirlo?

Muy bien, ha llegado el momento de ponernos manos a la obra. Si hace algún tiempo que padeces enrojecimiento facial, seguro que ya conocerás los distintos métodos probados para controlar este trastorno, es decir, conocer y evitar sus "factores desencadenantes". Por ejemplo, debes evitar ciertos alimentos y bebidas, reducir el uso de cosméticos o prevenir la exposición al sol

¿Cuáles son los factores desencadenantes más frecuentes? Selecciona los diferentes iconos que se muestran a continuación para obtener más información sobre un factor desencadenante en concreto y consejos útiles sobre cómo controlarlo

Consejo

Exposición solar

Suele ser el desencadenante facial más frecuente.

Consejo

Temperatura y condiciones climáticas

Sentarse junto al fuego de la chimenea o disfrutar de un baño caliente suena muy bien, pero los entornos demasiado calientes pueden aumentar el flujo sanguíneo y, en consecuencia, el rubor facial.

Consejo

Alimentación

Determinados alimentos pueden desencadenar brotes de enrojecimiento facial, los más destacados son:

  • Comidas picantes
  • Comidas calientes pesadas
  • Productos lácteos como el yogur y el chocolate
  • Ciertos zumos de cítricos
  • Alimentos con un alto contenido en histamina, como los quesos, la berenjena, las espinacas, el vinagre y la salsa de soja

Consejo

Bebidas

La creencia de que el enrojecimiento facial está causado por el consumo excesivo de alcohol es falsa, aunque las bebidas alcohólicas y calientes pueden desencadenar este trastorno.

Consejo

Productos cosméticos

Las pieles propensas a la rosácea suelen ser sensibles, por lo que se recomienda el uso limitado de productos que contengan alcohol o perfumes. Asimismo, se recomienda evitar el uso de bases de maquillaje densas que requieran frotar la piel enérgicamente para retirarlas.

Consejo

Ejercicio físico

Aunque sabemos que el ejercicio físico es esencial para llevar una vida saludable, el ejercicio intenso puede producir un sobrecalentamiento, que puede dar lugar a un brote.

Consejo

Factores emocionales

El simple hecho de tener que lidiar con los signos visibles del enrojecimiento facial puede aumentar el rubor. 

Consejo

Trastornos médicos

La menopausia, la tos crónica y la hipertensión pueden desencadenar el enrojecimiento facial.

En definitiva, los factores desencadenantes son una pieza clave del rompecabezas que representa el enrojecimiento facial. Conocerlos adecuadamente es uno de los primeros pasos que te ayudarán a dejar de pensar en el ENROJECIMIENTO y volver a ser TÚ MISMA. 

Si has estado investigando por tu cuenta en Internet, es probable que hayas encontrado otras muchas sugerencias para combatir tu enfermedad. ¡Cuidado! No todo lo que leas o escuches tiene una base científica ni puede considerarse cierto

Además, controlar los factores desencadenantes no es la única forma de tratar el enrojecimiento facial. Gracias a los recientes avances de la ciencia, tu médico o dermatólogo puede ofrecerte tratamientos nuevos y efectivos que pueden ser aptos para ti.

Si el intento de controlar los factores desencadenantes te ha generado frustración e insatisfacción, debes saber que no estás sola. Para muchas personas con enrojecimiento facial, este enfoque terapéutico es “paliativo” y en muchas ocasiones resulta insuficiente. 

¡No te rindas! Hay otras opciones que debes considerar:

Medicación

Algunos medicamentos pueden tratar el enrojecimiento masivo y el rubor. Obviamente, este tipo de tratamientos deben consultarse detenidamente con un dermatólogo. Haz clic aquí para obtener más información sobre por qué y cómo deberías hablar con tu médico.

Terapia con láser/luz

En ocasiones, el uso de terapias con láser o luz pulsada intensa puede reducir los vasos sanguíneos visibles y el enrojecimiento de fondo grave. Debes saber que estas sesiones pueden ser caras y normalmente se requieren varias repeticiones (con retoques regulares) para obtener un resultado satisfactorio. 

¿Cuál es el siguiente paso?

Padeces enrojecimiento facial, igual que muchas otras personas. Es algo que no te esperabas y no es agradable. De hecho, cuando tienes un mal día, es lo único que puedes ver cuando te miras al espejo. Ya has probado numerosos tratamientos, algunos con éxito y otros no.

Si todavía sientes que no controlas el enrojecimiento facial, el siguiente paso es acudir a un profesional sanitario. Tu médico necesita saber lo difícil que te resulta vivir con este problema día tras día. Piensa en cómo puede repercutir en tu felicidad y calidad de vida. ¿Cómo afecta a tu trabajo? ¿Y a tu familia y tu vida social?

 Hablar con tu médico no siempre es fácil, por lo que si estás preocupada por cómo iniciar la conversación o qué decir una vez iniciada, consulta las dos secciones que encontrarás más abajo. Al fin y al cabo, es probable que tu médico tenga una solución que pueda ayudarte.

No siempre es fácil hablar con tu médico, ¿verdad? El enrojecimiento facial es un tema muy sensible para ti, sin embargo tus preocupaciones de repente pueden parecer un poco ridículas ahora que te encuentras sentada tranquilamente en la sala de espera.

Pero créenos, vale la pena que hables con tu médico. Piensa en lo que has sentido recientemente debido al enrojecimiento facial. ¿Has tenido que afrontar situaciones sociales difíciles? ¿O algún problema en el trabajo? Piensa en lo tranquila y aliviada que estarías si estos sentimientos desaparecieran.

Cuanta más información puedas proporcionar a tu médico, mejor. Asegúrate de explicarle no solo los aspectos emocionales, sino también todos los síntomas físicos que has experimentado. Para poder establecer un diagnóstico correcto, tu médico debe juntar todas las piezas del rompecabezas que representa el enrojecimiento facial.

Por fin has encontrado el tiempo y la energía necesarios para acudir a tu primera visita con el médico. ¡Enhorabuena! Ya estás más cerca de encontrar una solución para el enrojecimiento facial. Pero, ¿qué debo decirle?

En primer lugar, debes saber que cuanta más información proporciones a tu médico, mejor. Asegúrate de explicarle no solo los aspectos emocionales, sino también todos los síntomas físicos que has experimentado. Para poder establecer un diagnóstico correcto, tu médico debe juntar todas las piezas del rompecabezas que representa el enrojecimiento facial.

 Lee el siguiente cuestionario, te ayudará a sentirte más preparada para tu próxima visita con el médico. Preparándote un poco la visita conseguirás que la conversación con tu médico sea provechosa y que recibas el tratamiento que necesitas.

 

CUESTIONARIO DE PERFIL DE “Planta Cara al Enrojecimiento”

¿Hay personas que hayan experimentado realmente algún cambio?

¿Estás decidida a tomar las riendas del enrojecimiento facial?

¿Estás preparada para dejar de posponer esa cita con tu médico para mañana o pasado mañana? Sabemos que hay muchísimas cosas que pueden impedir que busques ayuda para tratar tu trastorno. Pero cuando se trata de luchar contra el ENROJECIMIENTO, debes encontrar el momento. Decídete y consigue el tratamiento que te mereces.

  ¡Buena suerte!