Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizando las visitas de forma anónima y así ofrecerle la mejor experiencia posible en nuestra web. Si continúa navegando, da su consentimiento para su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra sección de Cookies de nuestra Política de Privacidad.

X
¿Debo hablar con mi médico?

No siempre es fácil hablar con tu médico, ¿verdad? El enrojecimiento facial es un tema muy sensible para ti, sin embargo tus preocupaciones de repente pueden parecer un poco ridículas ahora que te encuentras sentada tranquilamente en la sala de espera.

Pero créenos, vale la pena que hables con tu médico. Piensa en lo que has sentido recientemente debido al enrojecimiento facial. ¿Has tenido que afrontar situaciones sociales difíciles? ¿O algún problema en el trabajo? Piensa en lo tranquila y aliviada que estarías si estos sentimientos desaparecieran.

Cuanta más información puedas proporcionar a tu médico, mejor. Asegúrate de explicarle no solo los aspectos emocionales, sino también todos los síntomas físicos que has experimentado. Para poder establecer un diagnóstico correcto, tu médico debe juntar todas las piezas del rompecabezas que representa el enrojecimiento facial.