Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizando las visitas de forma anónima y así ofrecerle la mejor experiencia posible en nuestra web. Si continúa navegando, da su consentimiento para su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra sección de Cookies de nuestra Política de Privacidad.

X

¿Por qué yo?

causas del enrojecimientoA todos nos gusta sentirnos especiales, aunque no tanto cuando se trata del enrojecimiento facial. Seguramente esto no aliviará tu preocupación, pero existe una explicación científica de por qué sufres este trastorno. 

 El enrojecimiento facial puede estar causado por una enfermedad denominada rosácea que, a su vez, está causada por una serie de factores físicos específicos que se dan en la piel de tu cara. Existen varios "factores desencadenantes" que pueden provocar un brote o empeoramiento del trastorno, y conocerlos es el primer paso para solucionar el problema.

La buena noticia es que al saber por qué se produce este problema, tendremos más herramientas (con la ayuda especializada de los profesionales sanitarios) para decidir qué hacer al respecto.

Empecemos explicando lo que NO ES. Pídele a un adolescente que se imagine a sus padres besándose o fíjate en un turista después de un largo día de playa y seguro que verás rostros enrojecidos. Pero aclaremos una cosa: estos no son ejemplos de “enrojecimiento facial asociado a la rosácea”.

El enrojecimiento facial asociado a la rosácea es una enfermedad, un trastorno inflamatorio crónico de la piel. Su nombre oficial (prepárese, porque es un poco complicado) es:

Rosácea eritematotelangiectásica

Es una palabra muy larga, pero demuestra que el enrojecimiento facial es una enfermedad real y que tanto tú como tu médico debéis tomarla en serio. 

enrojecimiento facialLos síntomas de enrojecimiento facial son:

Rubor y enrojecimiento persistente
Vasos sanguíneos visibles
Picor y ardor

 

 Cabe destacar que muchas causas del enrojecimiento normal en nuestra vida diaria (debido al sol, los cosméticos, el ejercicio físico, etc.) también pueden agravar los síntomas del enrojecimiento facial. Controlar estos “factores desencadenantes” es una parte importante del tratamiento, junto con los consejos médicos especializados de un dermatólogo u otro profesional sanitario.

Además de ser una palabra extraña, la rosácea se define como una enfermedad inflamatoria y crónica de la piel de la cara.

Hay cuatro tipos de rosácea, pero los signos y síntomas típicos comunes en todos ellos son los siguientes:

Tendencia a ruborizarse o enrojecerse con facilidad

Bultos o granos en la cara

Piel seca, tirante o con picor

Sensación de ardor o comezón en la cara

Enrojecimiento o engrosamiento de la piel de las mejillas, la nariz, la barbilla o la frente

Pequeños vasos sanguíneos visibles en la cara

Ojos llorosos, inyectados de sangre o irritados o hinchazón de los párpados

Haz clic en los siguientes iconos para saber más acerca de los cuatro tipos de rosácea:

Tipo 1

Enrojecimiento facial

Enrojecimiento facial:

el más frecuente de los cuatro tipos, afecta a tres cuartas partes de los pacientes con rosácea.

Tipo 2

Bultos (pápulas) o granos (pústulas)

Bultos (pápulas) o granos (pústulas):

aparecen y desaparecen e incluyen manchas rojas.

Tipo 3

Engrosamiento de la piel

Engrosamiento de la piel:

el exceso de tejido suele producir un aumento del tamaño de la nariz y nódulos superficiales irregulares (lesiones tipo bulto).

Tipo 4

Ojos llorosos o inyectados de sangre

Ojos llorosos o inyectados de sangre,

lagrimeo y quemazón, hinchazón de los párpados, orzuelos recurrentes.

Ya sabes lo que se siente cuando experimentas un ataque particularmente intenso de enrojecimiento facial. Esa sensación de quemazón que empieza en el estómago y sube hasta la cara, los bultos rojos que aparecen de repente, de la nada... 

Lo que ocurre en el exterior de tu organismo es bastante evidente, pero ¿qué ocurre en el interior?

Para la mayoría de las personas, sentir rubor en la cara después de hacer ejercicio o después de una situación vergonzosa es una sensación completamente normal. El rubor está causado por un rápido flujo de sangre a la cara, a través de los vasos sanguíneos que tenemos bajo la superficie de la piel.

Sin embargo, para las personas con enrojecimiento facial asociado a la rosácea, este flujo de sangre es mayor. Los vasos sanguíneos bajo la superficie de la piel no funcionan como deberían y, como consecuencia de ello, la cantidad de sangre que sube hacia la parte superior del cuerpo es excesiva. Todos sabemos lo que ocurre a continuación: más rubor, más enrojecimiento y más molestias.

La buena noticia es que existen nuevos tratamientos médicos que han sido diseñados específicamente para disminuir el flujo excesivo de sangre. Estos medicamentos, que actúan calmando los vasos sanguíneos bajo la piel, pueden ayudar a regular la circulación y reducir el consiguiente rubor. Por supuesto, este tipo de tratamientos deben ser prescritos por un dermatólogo u otro médico. Hac clic aquí para obtener más información sobre cómo hablar con tu médico acerca de posibles soluciones para tu enrojecimiento facial.

Aunque el enrojecimiento facial no es un trastorno que se produce sin una razón aparente, hay ciertos “factores desencadenantes” que pueden agravar este trastorno y dificultar la vida de las personas afectadas. Conocer estos factores es un paso esencial para controlar tu enfermedad y llevar una vida normal. No obstante, evitar estos factores desencadenantes a menudo puede ser difícil y requiere grandes sacrificios:

Soy adicta al chocolate. Ahora tendré que dejarlo.

Evito la carne y la comida picante a toda costa. Ya soy prácticamente vegetariana.

Me crié en el sur de Australia, donde teníamos los mejores vinos. Me gustaban especialmente los reserva. Ahora ya no.

como prevenir el enrojecimientoParece obvio que lo ideal sería encontrar una solución que no requiera cambios importantes y drásticos en el estilo de vida. La buena noticia es que los avances en la ciencia se están traduciendo en nuevos e innovadores tratamientos para el enrojecimiento facial. 

Haz clic aquí para obtener más información sobre cómo hablar con tu médico sobre tratamientos nuevos y efectivos para dejar atrás el enrojecimiento y volver a sentirte bien CONTIGO MISMA.